1

La libertad de expresión está en riesgo por los pseudo activismos

Por: Dr. Vicente Avendaño Fernández, Consultor legal, Abogado postulante, Catedrático Universitario y Miembro de la Academia de Filosofía del Derecho del Ilustre Colegio de Abogados del Estado de Puebla.

 

Cuando escuchamos la palabra activista, quizá nos imaginemos a alguien que persigue causas positivas a favor de la comunidad, es más, nos podríamos remitir a la imagen de un Martin Luther King,  Nelson Mandela o Mahatma Gandhi,  gente que verdaderamente luchó por una transformación en su entorno, quienes pagaron con la vida o con la cárcel su lucha.

El día de hoy el término ha sido tomado, en algunos casos, por gente que pretende un fin de promoción personal a costa de una buena causa, lo cual ha devaluado el calificativo. También no puedo dejar de señalar que el ser buen activista no garantiza ser buen gobernante, como ya lo hemos visto en algunos casos.

Actualmente existen muchas causas sobre las cuales diversos colectivos han vertido sus esfuerzos, como parte de una libertad que tenemos todos para manifestar nuestros ideales, pero en esta contemporaneidad, parece ser que algunos de estos activismos justamente están logrando lo contrario respecto a su causa original, especialmente cuando nos remitimos a libertad de expresión.

En primer lugar mencionaré un término actual: el neopuritanismo. Este se refiere al conjunto de axiomas, acciones y actitudes que tiene un grupo social para tratar de imponer un modelo de conducta que ellos consideran bueno, y es precisamente cuando el verbo “imponer” toma una dimensión cuasi fascista.

Este concepto va relacionado con el de “generación de cristal”, el cual hace referencia a el conjunto de personas que se ofenden de todo, por lo que se les considera, en una simple analogía, tan frágiles como el material de los vasos.

Pensemos ahora en el cambio de nombre de los Pieles Rojas de Washington, supuestamente porque eso implicaba algún tipo de racismo.

Otro ejemplo es la ignorancia y doble moral, como la de una parte de los antitaurinos, quienes se sienten con el derecho a decir qué animales merecen vivir y cuáles no, prefiriendo que se extinga la raza bobina a que se siga habiendo el espectáculo de sangre y arena, cuando muchos de ellos consumen productos de origen animal, los cuales se obtienen de una muerte más atroz respecto a un ruedo, como sucede en los rastros o criaderos.

Este neopuritanismo nos recuerda a la Santa Inquisición, institución que, bajo una causa supuestamente toda bondad, quitaba bienes, torturaba y asesinaba a quien no estuviera bajo esos parámetros.

Ratificamos que es correcto luchar por las causas que pretenden hacer un mundo mejor, pero cuando estos esfuerzos son legítimos y se encaminan para bien y no empeoran las cosas, como lo vemos actualmente.

Actualmente muchas personas no pueden hablar plenamente con la verdad, o al menos con una mínima libertad científica por caer en la censura de esos colectivos que no admiten, muchas veces, opiniones en contrario.

El problema también es que la mayoría de los políticos se guían meramente por fines electoreros, por lo cual no le prestan atención al valor científico o académico de las afirmaciones y se guían por el juicio popular o de las redes, el cual se guía mayormente por un factor emocional más que racional. Las redes se han vuelto la plaza pública en donde se lincha a todo aquel que no actúa como dictan estos nuevos modelos.

También aquí interviene la simulación de una forma notable, ya que se piensa que censurando una conducta se está luchando contra un problema de fondo, por ejemplo, cuando Volkswagen dejó de proveer de vehículos a una agencia de la Cdmx por exhibir un cuadro donde aparecía el emblema nazi. En primer lugar, la armadora existe gracias al impulso que dio Hitler y eso es parte de una historia, lo cual es innegable, más allá de las atrocidades del régimen nacional socialista.

Lo absurdo es que se piensa que con eso se está luchando contra el racismo, cuando en la realidad este está presente en millones de norteamericanos y mexicanos, el cual no desaparecerá borrando páginas de la historia ni tomando estas medidas corporativas, el problema es muy de fondo y muy difícil de reducir. Esto aparte de las personas que se quedaron sin empleo en la mencionada agencia.

Los que son comunicadores, académicos o filósofos no pueden hablar con la verdad o con objetividad de antes, ya que se corre el riesgo de ser mencionado en un mensaje de twitter u otra red que vincule una de estas causas neopuritanas, ya que eso desatará la furia de algunos que solo buscan cualquier pretexto para lanzarse ferozmente en contra del señalado, aun cuando no haya hecho nada ilegal u ofensivo.

Recordemos que, especialmente en México, ya es difícil afirmar algo, ya que existe una polarización irracional que no permite un diálogo, pero sí fomenta el insulto y la descalificación a priori que puede resultar equivocada, prueba de ello la tenemos en quien sale a la calle para manifestarse en contra del socialismo, sin saber siquiera qué significa el término y sin que haya posibilidad alguna de que ese régimen se aplique en el país.

Desgraciadamente la libertad de expresión, ese derecho que costó mucha sangre y esfuerzo, ahora está en un gran riesgo debido a un neopuritanismo que pretende censurar muchas cosas. Ya la historia nos ha mencionado muchos ejemplos de lo nocivo que puede resultar esto, desgraciadamente la ignorancia, el rencor y el hartazgo  que existe en nuestro país fomenta este tipo de movimientos, tanto por ciudadanos, muy divididos en sus intereses, como por políticos que solo buscan llegar al poder a costa de enunciados faltos de lógica, pero que emocionan y se convierten en votos. Esto aparte de la censura que algunos gobernantes han impuesto a diversos medios, lo cual es un atentando y nos acerca peligrosamente al totalitarismo.

Sé que esta situación continuará por mucho tiempo, pero al menos quiero hacer esta denuncia, como en los tiempos en varias voces desafiaron los dogmas de la Iglesia y lucharon para lograr esa libertad de expresión, que hoy vive horas muy difíciles.

1 Comentario

1 comentarios “La libertad de expresión está en riesgo por los pseudo activismos
  1. Excelente!!! Muchas felicidades Dr. Avendaño.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *